La ablación por radiofrecuencia utiliza calor para destruir el tejido anormal.

La ablación por radiofrecuencia se usa para tratar:

  • Tumores cancerosos en el hígado, los huesos, los riñones, las mamas, los pulmones o la glándula adrenal, particularmente cuando no hay, o probablemente no haya, respuesta ante la cirugía o la quimioterapia sola (con frecuencia se utiliza para tratar tumores que se han diseminado)
  • Arritmias cardiacas (ritmos cardiacos irregulares y/o rápidos a causa de caminos de conducción eléctrica anormales)
  • Hiperplasia prostática benigna: enfermedad en la que el agrandamiento de regiones de la próstata comprime la uretra (el tubo que transporta orina de la vejiga hacia fuera del cuerpo)
  • Áreas demasiado crecidas del velo del paladar que pueden ser responsables de ronquidos severos y/o apnea del sueño (periodos de tiempo en los que se detiene la respiración durante el sueño)
  • Dolor a causa de tumores de tejido blando
  • Dolor nervioso severo
  • Venas varicosas

Resultados de la ablación por radiofrecuencia
corazón con ablación cardiaca
El procedimiento de ablación bloquea los impulsos que han provocado fibrilación atrial.
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.